[ES] La photographie et la quarantaine | par Perla Ibarra, alumna de la Maison du Mexique 2016

Jul 08, 2020

Llevo diez años trabajando sobre temas fotográficos como artista y como historiadora de arte, con la llegada de la pandemia covid-19 mi trabajo profesional se vio afectado y esta situación me empujó a explorar nuevas perspectivas en mi labor, lo que también me hizo reflexionar acerca del trabajo de colegas y amigos fotógrafos mexicanos, la mayoría de ellos viven dentro del país y otros fuera de éste. Me pregunté cómo esta situación les afectó y me di a la tarea de contactarlos para conocer más sobre ello. El quedarse en casa ha generado en la vida de las personas, diversas maneras para expresarnos con nuevas posibilidades. Tal como Víctor Manuel Rodríguez “Ewan Boyle”, camarógrafo, editor y fotógrafo explica: “las empresas dedicadas a los eventos sociales pausaron su trabajo por no ser un servicio esencial. Muchos eventos que ya estaban programados meses antes, fueron cancelados, así como algunos proyectos audiovisuales que estaban en su fase de desarrollo para la televisión local”. Pero esto no fue impedimento para Boyle, que vive en la ciudad de Puebla, dejara de fotografiar.  “Hace dos semanas platicando con mi hijo mayor, le compartí mi interés por encontrar locaciones interesantes en el patio de la casa para fotografiar sus juguetes Lego, esto le generó entusiasmo y fue así que hemos creado una serie en donde componemos atmósferas con estas figuras plastificadas.”

Foto: Ewan Boyle. Puebla, México.
Foto: Ewan Boyle. Puebla, México.

La serie que el fotógrafo ha construido junto con su hijo me parece interesante porque nace como una consecuencia directa del confinamiento, lo mismo ocurre con “Virus de Amor”, proyecto de Astrid Rodríguez, fotógrafa que vive en el sur del país en Tapachula, Chiapas. Astrid comenzó su proyecto al inicio del confinamiento en México y desde entonces a la fecha su Instagram se ha convertido en una colección de retratos, autorretratos y video con personas que tienen un vínculo familiar o de amistad y que se encuentran en diferentes ciudades del país y del mundo. Astrid publica en tiempo real conforme hace las video llamadas y los retratos, “se trata de un acto de conciencia hacia el otro, de saber cómo están y cuál es su reflexión acerca de esta pandemia que ha puesto en pausa a toda la humanidad” menciona. 

Foto: Astrid Rodríguez. Tapachula, Chiapas, México.

Por su parte, David Córdova, fotoperiodista de NurPhoto Agency quien radica actualmente en la ciudad de París, me explicó que la llegada de este nuevo virus marcó su forma de trabajo durante el aislamiento, principalmente porque siempre está en contacto con la gente y en la calle: “esto me llevó a documentar mi propio confinamiento, haciéndome sujeto y testigo de lo acontecido desde mi propia casa.”  

Foto: David Córdova. París, Francia.

Si bien la cuarentena ha inspirado a desarrollar nuevos proyectos creativos, también pausó muchas actividades de la vida diaria de los fotógrafos, para Roberto Villalpando con más de 28 años de experiencia y quien meses antes de la pandemia se mudó a Las Vegas, Nevada para continuar su negocio de fotografía allá, tuvo que cerrar totalmente debido al virus y buscar un empleo provisional en un supermarket y es lo que hasta el momento ha salvado su economía. Aunque recientemente las actividades se están reactivando en Estados Unidos y Roberto espera que en una semana pueda regresar a trabajar con un par de sesiones; una prenatal y otra de graduación.  Al norte de México, en Ciudad Juárez, José Manuel Mireles quien es fotógrafo desde hace 14 años e imparte talleres, menciona que para él ha sido muy complicado pues “a pesar de que los alumnos utilizan tutoriales para la escuela o su vida cotidiana, por alguna razón en clase de foto no funciona”. Y si bien vivimos en un mundo donde la intercomunicación y lo digital es indispensable, los procesos fotográficos análogos siguen luchado por sobrevivir como medio de expresión artística desde hace varias décadas. “En mi taller de fotografía las clases se detuvieron por completo, los químicos escasearon y después la frontera con Estados Unidos cerró y ya no pude comprar ningún material”, agregó.

Aglae Cortés, que radica en la Ciudad de México, concuerda con Mireles, “doy talleres de fotografía y no todos los temas se pueden abordar de una forma virtual (…) ha sido bueno que algunas escuelas y pedagogías se trasladen a plataformas digitales, pero no todos los trabajos, ni todas las formas educativas pueden darse de esa manera” puntualizó. Aunque la educación fotográfica es un tema complejo en esta situación de pandemia puesto que la enseñanza de un saber tan práctico como lo es la fotografía (aún la digital), se vuelve complicado. Si bien para Aglae es difícil dar talleres, la venta de obra fotográfica en la galería en línea Sensapic  que comenzó a finales de 2019, y la cual gestiona junto con un colega fotógrafo, sigue en marcha.

 En la ciudad de Querétaro la fotógrafa Julisa Álvarez, vivió la misma situación en su estudio de fotografía: Carretero Laboratorio de Arte, los talleres se suspendieron. Sin embargo relata que ha habido algunos pros de este tiempo en pausa, ya que ha podido actualizar contenidos en su página web y lanzar una línea de piezas de cerámica que pronto estarán en venta, aseguró, ya que además de ser fotógrafa es ceramista.

Foto: Julisa Álvarez. Carretero Laboratorio de Arte. Querétaro, México.

 

Otra característica muy notoria durante este periodo de cuarentena es la oferta cultural que se creó; videoconferencias, charlas y múltiples talleres en línea, con ello las distancias geográficas se redujeron totalmente. Diana Avilés, fotógrafa que vive en Hidalgo, también en la zona centro de México dijo que en este periodo de contingencia encontró muchos contras, pero también encontró ventajas como el destinar tiempo para su trabajo personal, “por ejemplo tuve tiempo para tomar el taller ‘El acto de creación como resistencia’ que ofreció el Centro de las Artes de San Agustín en la ciudad de Oaxaca” que se encuentra en el sur del país.

El sentimiento de temor e incertidumbre generalizado a enfermar por un virus desconocido, también ha propiciado que se realicen proyectos en colectivo para documentar nuestro contexto actual y la sensibilidad de nuestra época, Carmen Sánchez “Photocar”, quién realiza fotografía documental y vive en Cholula, se alegró mucho al saber que una de sus fotografías fue seleccionada entre más de 4 mil imágenes que fueron enviadas para formar parte del proyecto llamado “Coronalibro”.

Definitivamente el impacto directo de esta pandemia a nuestra vida social nos hace replantearnos cómo será de hoy en adelante nuestra convivencia diaria. Para Adriana Ávila, fotógrafa de conciertos que vive y trabaja en la ciudad de Toronto en Canadá desde hace varios años, la pandemia afectó su trabajo dentro del sector de entretenimiento en general y “por supuesto al área de los conciertos en vivo, que eran la fuente de trabajo para muchos colegas, ingenieros de sonido y por supuesto los músicos”, afirmó. “Ahora lo que ha estado resultando es el drive in concert, en el cual la gente acude a un concierto en su coche respetando las distancias”.

     Foto: Diana Avilés, Hidalgo, México.

 

Para muchos fotógrafos la experiencia de salir a hacer tomas fotográficas en el exterior es esencial. Adrián Mendieta, quien tiene más de cuarenta años de experiencia como fotógrafo y maestro investigador de la Universidad Veracruzana, asegura que “extraña la posibilidad de ir a otros lugares y registrar el paisaje en sus distintas condiciones de luz” ya que gran parte de su obra retrata la naturaleza. Situación similar ocurre con José Manuel Ochoa, fotógrafo e investigador titular en el Departamento de Arquitectura y Diseño de la Universidad de Sonora, quien por su trabajo viaja constantemente, relató que sus “proyectos personales fueron los más afectados, ya que involucraban viajes que definitivamente fueron cancelados”.

Así como en muchos sectores el coronavirus ha causado una gran taza de desempleo, la fotografía no ha estado exenta de ser gravemente afectada, los fotógrafos carecen de la seguridad de empleo y han tenido que encontrar nuevas alternativas para sostenerse económicamente. Rocío Lomelí, quien trabaja fotografía de autor y comercial en Guadalajara comenta que los trabajos que ya tenía programados se cancelaron y tuvo que empezar a vender caretas protectoras y tapetes desinfectantes, “tuve que diversificarme para poder salir adelante”. Por otro lado, su trabajo se vio favorecido ya que la temporada dentro de casa le dio “mucha luz creativa este tiempo”, aseguró.  Caso similar es el de Manuel Barrero, quien ha trabajado como fotoperiodista, para agencias de fotografía vacacional y deportivas en distintas partes del país, y que debido a la pandemia su trabajo se ha quedado en pausa, aunque afirma que ha encontrado otro tipo de alternativas a su economía: “ahora estoy invirtiendo mi tiempo en un proyecto de huerto urbano aquí en mi edificio con mis vecinos”.

 El covid-19 (coronavirus) llegó para trastocar nuestro mundo, nuestra vida, nuestras costumbres, nuestros empleos y nuestras relaciones a nivel local y mundial, sin embargo, después de conocer estos testimonios concluyo que a pesar de las adversidades, como seres humanos, siempre encontramos alternativas para vivir. Esto es justo lo que más admiro de la humanidad, su capacidad de adaptación y resiliencia, así como de convertir los obstáculos y problemas, en oportunidades.

 

*Perla Ibarra, fotógrafa e historiadora de arte. Fue residente de la Maison du Mexique en 2016. Actualmente vive y trabaja en México. 

Links de los fotógrafos citados:

  1. Víctor Manuel Rodríguez “Ewan Boyle”. Instagram: @cafeconcine /  www.pinterest.com.mx/ewanboylefoto
  2. Astrid Rodríguez. Instagram: @azzrodriguez
  3. David Córdova. Instagram: @david.a.cordova.m
  4. Roberto Villalpando. Instagram: @robertvillalpando
  5. José Manuel Mireles. Instagram: @josemanuel_mrs
  6. Aglae Cortés. Instragram: @aglaecorteszazueta / @sensapic
  7. Julisa Álvarez. Instragram: @julisaalvarezfoto / @el.carretero
  8. Diana Avilés. Instagram: @vagusstoff
  9. Carmen Sánchez. Instragram: @photo_carmensanchez
  10. Adriana Ávila. Instagram: @adriavilll
  11. Adrián Mendieta. Facebook: www.facebook.com/adrian.mendieta.79
  12. José Manuel Ochoa. Instagram: @arqjmochoa
  13. Rocío Lomelí. Instagram: @rociokodama / @fronteragaleriaurbana
  14. Manuel Barrero. @manuel.barrero.leija / @cruncherman

Other news

En utilisant notre plateforme, vous consentez au dépôt de cookies, nécessaires à son bon fonctionnement. Vous pouvez paramétrer l’utilisation des cookies en suivant les recommandations de notre politique de confidentialité, consultable ici : Politique de confidentialité